La Vie en Rose

Rosa no fue el color del que vimos la vida el día que el cáncer de mama entró en nuestra familia.

Hace ahora ya casi 3 años a mi hermana le diagnosticaron un cáncer de mama con solo 33 años y el mundo se paró para nosotros. Mi hermana y yo nos llevamos solo 1 año. Hemos sido siempre como hermanas gemelas y con ella lo he compartido todo…o casi todo (los novios no).

A ese momento le siguieron 8 meses de quimio, la decisión muy personal de no ponerse peluca (nunca la he visto tan guapa, tan mujer como esos meses) una operación y un análisis genético.

La vie en rose

La operación salió de maravilla y empezamos a ver un poco la luz…por fin. El estudio genético se lo hicieron para comprobar si la genética había sido la causa de su cáncer. La respuesta fue que si.

Después llegamos todos los demás. Nos hicimos el mismo estudio genético que ella y tanto mi madre como mi hermana pequeña y yo misma resultamos tener el mismo gen.

Eso significaba que teníamos un 50% de posibilidades de tener cáncer de mama a lo largo de nuestra vida…uff, no es fácil de asimilar así de pronto, pero al menos el calvario de mi hermana había tenido una razón de ser: las demás ya sabríamos a que atenernos y podríamos poner medidas para detectar rápidamente la enfermedad.

Así pasaron los meses y un buen día mi otra hermana, 10 años más joven que yo, me dijo que se iba a hacer una mastectomía profiláctica que es ni más ni menos que quitarte el pecho sin tener cáncer y reconstruirte en la misma operación con unas prótesis de silicona, reduciendo así el riesgo de tener cáncer de mama de un 50% a un 5%.

Me quedé de piedra, que tía, qué valiente…y a la vez pensé “pero cómo he podido estar tan en mi mundo todo este tiempo. Si haciendo esto reduzco un riesgo que puede hacer sufrir tanto a mi familia y a mi misma…con lo bien que me lo paso yo viviendo!” Y siguiendo la estela de mi hermanita decidí hacer lo mismo. Y aquí estoy, tan contenta de haberme quitado de encima esa preocupación y tan orgullosa de las hermanas que tengo, una tan fuerte y valiente y la pequeña tan echada para alante y segura de si misma.

No ha sido fácil escribir este post porque me ha hecho revivir momentos muy duros para todos pero he creído importante contar mi experiencia (como ya hizo Angelina Jolie en 2013 ) para asi poner mi granito de arena a que otras mujeres que estén en una situación parecida se atrevan a dar el paso y puedan mirar a la vida de frente y ahora sí, verla cada vez más color de rosa.

Con este artículo no quiero decir que ahora corráis todas a haceros estudios genéticos ni que todas las mastectomías tengan un resultado exitoso (de eso os hablarán los expertos)…ni siquiera que la decisión que nosotras llevamos a cabo sea la mejor desde el punto de vista moral o religioso o de integridad física. Simplemente es mi experiencia que comparto con cariño con todas vosotras.

Un abrazo,

Lourdes

Co-fundadora de PERCENTIL

 

 

 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
No hay comentarios | AÑADIR COMENTARIO
etiquetas: , , , , ,
¿Te ha gustado este artículo?

¡No olvides compartirlo!

Recibe más por e-mail

Los comentarios están cerrados.